• calidad . I+D . jamón . Nutrición . Quesada Carpio .

BODEGO3

   PROPUESTA DE INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA PARA EL JAMÓN

Se ha presentado una proposición no de Ley que insta al gobierno al reconocimiento-concesión de la Indicación Geográfica Protegida para el Jamón Serrano y a su tramitación a la Unión Europea para su ratificación e inscripción.

Las Indicaciones Geográficas Protegidas han de ser reconocidas por las autoridades del Estado miembro, en este caso el gobierno de España, y posteriormente sometidas a análisis y aprobación por parte de la Unión Europea. Para ello hay que elaborar un pliego de condiciones donde se especifiquen las características el producto, sus presentaciones, la zona de producción, los elementos que prueban que el producto es originario de la zona, los requisitos de la materia prima, los procesos de elaboración. A partir de este reconocimiento, solo los elaboradores españoles que se sometan a un estricto cumplimiento del Pliego de condiciones podrán utilizar para comercio interior y exterior el termino Jamón Serrano.

El Jamón curado es un producto típico de la gastronomía española, que se elabora en distintas zonas de la del territorio español.

Es un producto de gran prestigio dentro de la variada gastronomía española. Además los estudios e investigaciones que se están realizando sobre la calidad del producto y sobre la composición nutricional, hacen que se esté incrementando el consumo interno, además de alcanzar mayores cotas en los mercados exteriores.

Debido a la importancia de este producto la Asociación Nacional de Industrias de la Carne (ANICE) y CONFECARNE están planteando la necesidad de reforzar la protección del Jamón asegurando que este producto solo ampare a la producción de máxima calidad y la elaboración del producto en territorio español. Esto se conseguiría a través de la figura de Indicación Geográfica Protegida.

La utilización de IGP es una de las posibilidades para protegerá los alimentos de calidad diferenciada cuya protección está ligada a un territorio determinado. La obtención de una IGP para el jamón garantizaría que el producto se elaborara exclusivamente en la zona de producción del territorio español .

Esta denominación confiere un mayor nivel de protección al producto y su correspondiente aval de la Reglamentación Europea ya que el producto estaría más protegido debido a que las IGP tienen derechos de propiedad intelectual permitiendo así que los acuerdos bilaterales de la Unión Europea con países terceros incluyan la protección de esas denominaciones.

En la Unión Europea y resto de países es creciente el interés de los consumidores por los productos que incorproan distintivos de calidad oficial y garantizada por lo que la obtención de un adjetivo de este tipo situaría a nuestro producto dentro de un mercado más exclusivo y mejores perspectivas para su comercialización ya que se reconocería de forma legal el laborioso y delicado proceso de transformación de este producto.

Se ha presentado una proposición no de Ley que insta al gobierno al reconocimiento-concesión de la Indicación Geográfica Protegida para el Jamón Serrano y a su tramitación a la Unión Europea para su ratificación e inscripción.

Las Indicaciones Geográficas Protegidas han de ser reconocidas por las autoridades del Estado miembro, en este caso el gobierno de España, y posteriormente sometidas a análisis y aprobación por parte de la Unión Europea. Para ello hay que elaborar un pliego de condiciones donde se especifiquen las características el producto, sus presentaciones, la zona de producción, los elementos que prueban que el producto es originario de la zona, los requisitos de la materia prima, los procesos de elaboración. A partir de este reconocimiento, solo los elaboradores españoles que se sometan a un estricto cumplimiento del Pliego de condiciones podrán utilizar para comercio interior y exterior el termino Jamón Serrano.

El Jamón curado es un producto típico de la gastronomía española, que se elabora en distintas zonas de la del territorio español.

Es un producto de gran prestigio dentro de la variada gastronomía española. Además los estudios e investigaciones que se están realizando sobre la calidad del producto y sobre la composición nutricional, hacen que se esté incrementando el consumo interno, además de alcanzar mayores cotas en los mercados exteriores.

Debido a la importancia de este producto la Asociación Nacional de Industrias de la Carne (ANICE) y CONFECARNE están planteando la necesidad de reforzar la protección del Jamón asegurando que este producto solo ampare a la producción de máxima calidad y la elaboración del producto en territorio español. Esto se conseguiría a través de la figura de Indicación Geográfica Protegida.

La utilización de IGP es una de las posibilidades para protegerá los alimentos de calidad diferenciada cuya protección está ligada a un territorio determinado. La obtención de una IGP para el jamón garantizaría que el producto se elaborara exclusivamente en la zona de producción del territorio español .

Esta denominación confiere un mayor nivel de protección al producto y su correspondiente aval de la Reglamentación Europea ya que el producto estaría más protegido debido a que las IGP tienen derechos de propiedad intelectual permitiendo así que los acuerdos bilaterales de la Unión Europea con países terceros incluyan la protección de esas denominaciones.

En la Unión Europea y resto de países es creciente el interés de los consumidores por los productos que incorproan distintivos de calidad oficial y garantizada por lo que la obtención de un adjetivo de este tipo situaría a nuestro producto dentro de un mercado más exclusivo y mejores perspectivas para su comercialización ya que se reconocería de forma legal el laborioso y delicado proceso de transformación de este producto.